“El dinero está en la calle”

Desde pequeña Nueva York para mí significaba dinero. Al muy estilo Balbuena en la película dominicana ‘Nueva Yol’, yo podía jurar que en esta ciudad el dinero lo recogías del piso (literalmente). Seamos serios, ¿quienes de ustedes no pensaba lo mismo? JA!

¿De dónde me habrá venido esta idea tan absurda? Bueno, les explico.

Todos los veranos en República Dominicana recibía visita de mis primos de “lo’ paise’” (que significa Estados Unidos), quienes siempre venían listos para pasear, pagar hoteles, regalarnos ropa, zapatos, o cualquier otra cosa que cupiera en una maleta (o sea de todo, si no me creen vean el vídeo del tipo de las habichuelas con dulce en el aeropuerto). Yo, ‘muchacho al fin’, los veía como ricos, sin darme cuenta que la rica era yo (entre otras cosas, tenía las playas más espectaculares del mundo a la vuelta de mi casa). Además, recuerdo que llevaban artículos en buenas condiciones que, ellos argumentaban, encontraban en los basureros de NY. Y yo pensaba: “¡oh, pero es verdad que en ese país hay mucho dinero!” (inserte mi ingenuidad aquí). Un dato interesante es que tenía una vecina en RD que su negocio era vender cosas que encontraba en los basureros de NY (o sea sí, su único costo era el envío de esos productos de NY a Santo Domingo y con este trabajito cubria sus gastos diarios y sus vacaciones en mi país amado).

Por supuesto, antes de mudarme a la gran manzana, ya sabía que el dinero no estaba literalmente en la calle, aunque honestamente si me encuentro un centavo lo recojo jiji (perdón, pero a mi me enseñaron que encontrarse dinero es suerte, así sea un centavo :D). Y algo que me di cuenta, y que es totalmente cierto, es que los newyorkinos botan muchas cosas (no necesariamente nuevas) pero cosas que una persona a la que le duele el dinero (como a mí) no tiraría a la basura.  La realidad es que te puedes encontrar de todo en la basura: desde mesas, libros, muebles, sillas, libreros, camas…hasta electrodomésticos. Artículos en condiciones que cualquier familia de escasos recursos podría aprovechar.

Tengo que confesar que lo primero que recogí de la basura fueron unos libros; había un diccionario, cuentos para niños y hasta un libro de matemáticas que utilicé para darle clases a mi sobrina antes de que entrara a la escuela (sí, en sus vacaciones su tía le estaba enseñando ecuaciones). He tenido más experiencia recogiendo basura además de mi ex (TURN DOWN FOR WHAT!) y están perfectamente acomodadas en nuestro apartamento. Les comento (a escondidas de mi madre) que mi familia cree en la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente, por lo que hemos logrado amueblar un 40% de nuestro hogar a base del reciclaje (ayudando al planeta…ustedes saben).

Esta es una sociedad muy consumista donde todo es desechable. Las personas no reparan las cosas porque suele ser muy costoso, así que las botan y compran algo nuevo (algo así como las relaciones hoy en día). Como casi siempre hay ofertas en las tiendas departamentales y hay tantas facilidades de pago, es más sencillo ir y comprar algo totalmente nuevo.

Estuve leyendo un artículo que habla de este tema y si lo quieren leer debajo dejo el link. El autor hace mención a la cultura de consumo y derroche que caracteriza a la ciudad de Nueva York (y por coincidencia, él también recogió libros de la basura). Según comenta, su hijo le pregunta “¿Por qué los pobres acá son más ricos?”, y no es que sean más ricos, es que la sociedad está compuesta por consumismo y despilfarro que es aprovechado por los más pobres de una manera impresionante (luego hablaremos del welfare).

En mi vecindario he visto personas con carrito-en-mano listos para recoger cosas en la basura, por el mismo hecho de que hay artículos en buenas condiciones que pueden ser revendidos o utilizados para consumo personal (y eso que la fabricación de muebles acá es con materiales más económicos y por ende de menor calidad que los de fabricación local). Se ha creado una cultura en torno a la basura donde las personas se apoyan en su conocimiento de los días de reciclaje para hacerse con las mejores cosas. Como en cada calle hay un día específico para tirar este tipo de basura, el interesado se informa de esto y lo utiliza a su favor. Ya entiendo porque es que dicen “El dinero está en la calle” y cuando se trata de basura, esto sí es literal.

Pero bueno, cuéntame, ¿Alguna vez te has encontrado algo interesante en los basureros de Nueva York? ¿Qué utensilio/mobiliario/adorno está en tu hogar que alguien dejó ir del suyo?

 

Referencia: Muebles, televisores, cocinas: lo que la basura de Nueva York me ha mostrado sobre la cultura de derroche de EE.UU.Disponible en: http://www.bbc.com/mundo/noticias-38400111.

 

Autor:

Volando desde 1990.

2 comentarios sobre ““El dinero está en la calle”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s