Los paseos escolares

Yo he repetido en varias ocasiones que en mi día a día tengo que estar trabajando con jóvenes, lo cual gracias a Dios me da material para contar más de mis vivencias y mi percepción  sobre el día a día de la sociedad estadounidense.

En estos días pasó algo que vale la pena comentar, porque me sorprendió muchó, y que me ha hecho pensar que culturalmente los gringos tienen unas ideas acerca de la independencia y desarrollo personal un tanto %$(/% [inserte su malapalabra favorita].

Image result for facepalm meme

Los padres, maestros y demás adultos nunca dictan a los niños que hacer. No, ellos negocian todo. Y creanme que yo respeto y proclamo los derechos de la niñez, pero hay cosas que rayan en el colmo de lo absurdo.

Para que me entiendan, una de las oportunidades que tenemos en la fundación para los jóvenes de bachillerato es llevarlos de paseo a empresas, ya sea bancos o lugares más cool como Disney o Microsoft, para exponerlos al mundo corporativo. Cuando toca Microsoft hasta jugamos en realidad virtual. Les llamamos Conferencias de Liderazgo (ve tu a sabe´). Los empleados fungen como mentores hablando de su historia para llegar allí, realizamos seminarios de desarrollo personal, finanzas personales, networking, entre otros. Son oportunidades muy buenas, que uno no las recibe todos los días, y¡ que emocionante! (en la cabeza de Alfonsina), que a mí me hubiera tocado algo así en la escuela. En fin, que tenía una conferencia de este tipo en un Banco muy importante de la ciudad donde sus empleados de distintos departamentos y diferentes rangos accedieron a hablar con los jóvenes. A este evento, invité a una escuela de negocios para mujeres jóvenes, y les di espacio para 100 estudiantes. El Banco estaba feliz de recibirlas, proveyendo todo lo necesario para que ellas disfrutaran ese día (incluyendo desayuno y comida).

La escuela tiene toda la libertad de cómo seleccionar a esas estudiantes. Generalmente lo hacen con aquellas que tengan mejores notas académicas . Me enviaron la lista de todas las estudiantes que asisistirían, se reservó el salón, la comida, los voluntarios, etc. Un día antes del evento la directora de la escuela me llama…(viene drama).

 

-Alfonsina, solo tenemos 40 estudiantes confirmadas. [Entenderán que en ese momento me estaba dando una vaina.]

Yo: Como? No puede ser. Todo está ya reservado para 100, unos 25 voluntarios del banco ya están listos para trabajar con los niños.

-Es que muchas de las chicas decidieron que no quieren ir.

Image result for americans be like

[En mi mente lo único que pasaba era, y ¿es cuestión de gusto?, ¿A los 15, 16 años yo sé lo me conviene o no?]

Cuando hablé con la directora para que tratara de convencer a más de sus estudiantes me dijo que ellas estaban en todo el derecho de decidir si querían ir. Que no se los podía obligar (ah pero para ir a la escuela sí). Y yo, obviamente, me indigné. Las únicas estudiantes que iban a ir eran las que son excelentes estudiantes. Esas que les encanta estudiar, y reconocen la importancia del networking.

Y mi pregunta es, ¿Qué pasa con los y las estudiantes que necesitan este tipo de exposición al mundo corporativo para finalmente motivarse a intentarlo? Que necesitan conocer personas que talvez fueron como ellas en la adolescencia y les sirvan de ejemplo a seguir, personas que las representen. ¿ Cómo ayudamos a esos? A los que en casa no tienen buenos ejemplos, a los desinterasados, a los que odian estudiar, y que solo estan en la escuela porque eso sí es obligatorio.

Una de las estudiantes dijo que no iría porque ella necesitaba comprar el vestido de su graduación, y los viernes es el único dia disponible que ella tiene. Really!? Pero yo le saltaba con eso a una profesora y me daba un chancletazo. A mi me llamaron a la dirección una vez porque se regó el rumor que en mi fiesta de cumpleaños dormimos todos juntos (tuve que explicarle a la monjita que estabamos acampando y que mis padres estaban ahí).

Otras estudiantes culpaban a los papas diciendo que ellos no querían que fueran (lo dudo), y claro es la excusa perfecta ya que los padres tienen que firmar el permiso del paseo escolar.

Yo estoy segurísima, que en un país de escasos recursos el problema sería elegir a los 100, porque la escuela querría llevarselos a todos. Aquí el problema es que están los recursos, y las personas no los saben aprovechar. Y después dicen que los latinos son unos “tigueres” porque le sacan partido a todas las oportunidades disponibles. Y ojo, no me refiero a sacar partido engañando a un sistema, me refiero a sacar partido tomando este tipo de oportunidades y exponiendose a ellas.  Porque si algo conocemos bien los latinos es lo que significa prescindir de recursos.

Querido televidente. ¿Qué usted opina? Debería ser opcional para los estudiantes de bachillerato participar en estas actividades? o debería ser obligatorio? Y si no los obligamos, ¿Cómo motivamos a los estudiantes?

Yo creo que una acción vale más que mil palabras, y hasta que ellos no vivan este tipo de experiencias, no reconocerán lo valiosa que son. Nosotros como adultos, somos los responsables de enseñarles eso, si eso significa hacerlo el paseo mandatorio como parte de su formación escolar, que así sea.

Autor:

Volando desde 1990.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s