El crédito en NY!

Ya les he dicho que Estados Unidos es una sociedad que se mueve a través del consumo, a tal punto que la gente como que le perdió el respeto al dinero. Señoreeee’ aquí se coge prestao’ un rato.

Y me fascina escuchar la gente decirme “No saques varias tarjeta de crédito que allá no relajan con eso”. Bit*& please, no sé si es la educación que recibía en mi hogar o el siemplemente haber venido de un lugar  donde mucha gente a mi alrededor se ahogaba en deudas, pero yo tengo algo muy claro y es que ‘uno se arropa hasta donde le alcance la sábana’.

nmindaha.png

Las miles de promociones, el credit score, las ofertas de tarjetas de crédito, los préstamos estudiantiles, los préstamos de vehículos…etcétera, etcétera, son el día a día de los residentes de Nueva York. Yo he recibido como 10 cartas de un banco que no soy ni clienta, diciéndome que tengo una tarjeta de crédito preaprobada. He roto todas y cada una de esas cartas porque no tengo ningún interés ni en el banco, ni en más tarjetas.

Mi tarjeta de crédito me regaló US $ 150.00 por el simple hecho de consumir US$ 500 en los primeros tres meses, y US$ 25 por haberle dado una extensión de mi tarjeta a mi mamá (caí en ese gancho). Además, el uso de la tarjeta me genera puntos que puedo retirar en efectivo. Yo siempre he dicho que las tarjetas de crédito no son malas, malo es el que no las sabe manejar.

credit1.png

Muchas personas ignoran constantemente la importancia de pagar sus consumos y los bancos y las tiendas departamentales lo aprovechan muy bien. La mayoría de las tiendas en Nueva York tienen su propia tarjeta de crédito, esto significa que recibes descuentos especiales y un gran bono en tu primera compra. Y siempre, siempre, estarás recibiendo ofertas especiales por ser “cliente preferencial”.

 

Image result for interesante meme

El otro día estuve en una tienda que me otorgaba $40 dólares de descuento en mi compra si sacaba la tarjeta de crédito. Mi compra era de US $50, es decir, que yo pagaría 10 dólares nada más por aceptar una tarjeta de crédito que ni anualidad tenía. Es muy simple: la idea es engancharte. Y si algo he aprendido es que aquí tienen un doctorado en captar tu atención con promociones que lo único que buscan es que consumas. Todo el que viaja a NY sabe que aquí las cosas están ‘a peso a peso’, y si te llevas de las ofertas que ves en las calles terminas ajogao’.

Pero a todo esto hay un detalle muy importante. En Estados Unidos el reporte crediticio, es decir, el número que indica cuán bueno eres pagando tus deudas, lo es todo. Ese reporte es utilizado por los bancos, aseguradoras, empleadores, vendedores de vehículos y casas; y dependiendo del número que tengas pues te dan el servicio. Un reporte crediticio va desde 300 a 850, siendo por encima de 700 un buen reporte.

Muchos compañeros del trabajo me cuentan que cuando estaban en la universidad con 18 o 19 años los bancos iban a ofrecerles tarjetas de crédito, con la promesa de que no tendrían que pagar un solo peso de ella hasta que no salieran de la universidad. Ay los intereses acumulados!

Una de las cosas que me jacto de decirle a los jóvenes con los que he me topado, y que lo digo con mucho orgullo es: ‘Yo nunca he pagado por la universidad’. La reacción siempre me causa mucha intriga, porque es como que les estuviera diciendo que yo descubrí América. La mayoría de los adultos que he conocido que han estudiado aquí me dice que tomaron préstamos estudiantiles, y yo siempre me preguntaba, pero porque siempre lo único que mencionan es préstamos? ¿Por qué no les dicen que hay becas disponibles para buenos estudiantes (sobre todo si eres minoría)?,¿O de los subsidios que muchas organizaciones proveen? Creanlo o no, muchos estudiantes ignoran completamente la existencia de estos recursos. Los profesores, familiares, amigos, y demás personas a su alrededor promueven constantemente los préstamos estudiantiles, porque conseguir beca es casi imposible según ellos. Pero si no lo intentas, ¿Cómo sabes cual será el resultado?. Yo siempre doy el mismo discurso “Yo no soy ninguna genio, solo soy una persona muy persistente, y dedicada. Si hiciera una lista de todos los NO que he recibido, o si me hubiera concentrado en todos los NO que hay en mi correo electrónico, no estaría aquí con ustedes.”

Una amiga se quejaba de que el dinero no le rendía, y yo le dije, pues recorta gastos. ¿Por qué en vez de comprar comida en la calle diario, no preparas tu comida? El ahorro sería de hasta un 60%.

Su respuesta? “Ay no, yo soy muy haragana”.

Entonces después no se queje cuando lleguen esas tarjetas de crédito y lo único que usted pueda pagar es el mínimo.

Y no me malinterpreten, entiendo que muchas personas tienen que tomar prestado porque no tienen más alternativa, y lo hacen para cubrir necesidades básicas. Sin embargo, en muchos casos, las personas no se endeudan para cubrir necesidades básicas, muchas veces son gastos innecesarios. Si algo tenemos los adultos es que no sabemos distinguir entre nuestros deseos y nuestras necesidades. Creanme que es una línea delgada, y yo me la cruzo constantemente aunque nunca a detrimento de mi historial crediticio.

En fin, que el crédito no tiene porque ser malo, malo es ser irresponsable con nuestras cuentas.

Autor:

Volando desde 1990.

3 comentarios sobre “El crédito en NY!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s