Ojo por ojo, diente por diente

Sucede que quien me enseñó este tema y lo equivocada que estaba es Daniel. Él es un tipo al que admiro muchísimo, no admiro para nada su relación con la mujer (en general), pero admiro su forma de ver la vida. Y si de alguien he aprendido muchas cosas, es de el. Daniel es abogado y su trabajo es defender a gente que no tienen dinero para pagar un abogado, y por consiguiente el Estado les asigna uno. Dígase, Daniel es un defensor público. Y creanme que es muy bueno en su trabajo. Sobretodo, fue muy bueno al demostrarme lo que significa la justicia, y como todos debemos aspirar a que se cumpla de manera correcta.

El tema para mí es sumamente interesante porque, como siempre, cuando discutimos sobre esto en algún grupo de WhatsApp, me impresiona mucho las respuestas de los demás. Hasta este momento deberán saber que soy una enchinchadora’. ¿Qué puedo decir? Me gusta discutir.

mqx9qu

Sigue leyendo “Ojo por ojo, diente por diente”

¿Porqué emigramos?

Dado que este es un tema muy latente en la opinión pública de Estados Unidos y ciertamente en la de República Dominicana, me veo en la obligación moral de hablar al respecto. Y no sólo porque es lo que está ahora mismo en las redes sociales, sino también porque he tenido esta conversación con amigos y familiares y antes que enojarme,  me preocupa bastante la tergiversación de la discusión (no se preocupen, que pronto yo haré un análisis más profundo de la relación dominico-haitiana).

Lo que más me preocupa es la ignorancia selectiva (después de una pequeña googleada aprendí que el término es usado de manera positiva, sin embargo, para esta publicación la connotación es negativa). Y digo, ignorancia selectiva porque no estoy hablando con personas sin educación, estoy hablando de personas educadas y con acceso información, y que aún así deciden cegarse y permitir que los prejuicios dominen sus argumentos a la hora de discutir temas controversiales.  Y no es que yo sepa más o que no tenga prejuicios, porque como ser humano que soy, los tengo, es que yo siempre intento instruirme un poco antes de emitir una opinión, y cuando digo instruirme es que leo mucho, analizo y discuto con las dos campanas y me quedo con aquella cuyos argumentos sean mucho más convincentes. Suena simple, sí, pero es todo un proceso. Y si estoy mal, si me equivoco, tienen que darme muy pero muy buenos argumentos con base (por supuesto) para yo aceptar esa equivocación (porque como ya han de saber, yo soy bastante terca).

really.jpg

Sigue leyendo “¿Porqué emigramos?”