Carretereando en USA!

Como a mi todo me pasa, dejenme contarles que hace unas semanas decidí visitar Toronto, Canada. En parte porque quería ir a ver a mi querida amiga Steph y sus retoños y por supuesto porque, como la trotamundos que soy, quería visitar un país nuevo. Decidi pues, irme en carro, y de más está decir que el traslado fue largo, muy largo. Sin embargo, esas 9 horas fueron muy productivas ya que Tim (mi nuevo compañero de aventuras) y yo hablamos hasta por los codos.

En esas 9 horas pasó algo muy interesante que les quería contar. Tim tiene carro deportivo, lo que se traduce en que 1) acelera más de la cuenta y 2) atrae a todos los policías. Cuando íbamos de camino a Toronto, en los alrededores de Pensilvania, un policía comenzó a seguirnos. Supuestamente habíamos estado en exceso de velocidad por casi 20 millas. Eso según lo que dijo policía porque él no tenía la máquina de medir la velocidad.

Obviamente, Tim comenzó a desacelerar y se hizo a un lado. Yo no voy a mentir. Me puse nerviosa. Imaginé todas esas noticias donde las personas por un mal movimiento de manos, han sido asesinadas a manos de un policía. Y no, no estoy exagerando, el abuso policial es una realidad. De acuerdo con las estadísticas de https://mappingpoliceviolence.org/:

  • En 2017 la policía asesinó a 1,147 personas. Los negros fueron un 25% de esas muertes a pesar de ser solo un 13% de la población.
  • Una persona negra es 3 veces mas propensa a ser asesinada por la policia, que una persona blanca.
  • Y en un 99% de los casos del 2015 los policías no fueron condenados. Es decir que nadie asume responsabilidad.

De vuelta a mi historia, lo primero que Tim hizo fue poner las manos en el volante. Como cual tuviera un entrenamiento.

Miré por el retrovisor y el policía no se había desmontado. En ese momento Tim dice:

“Deberíamos grabar esto”, pero justo cuando hice el amague de bajar la mano para buscar mi celular en mi mochila, me di cuenta que el policía ya venía caminando hacia mi ventana. Así que me detuve. Al mismo tiempo, Tim muy asustado me decía “no no no, no busques nada, Alfonsina en serio, para”.

Unos segundos más tarde el policía estaba en mi ventana. Bajé el cristal, y la conversación fue más o menos así:

  • Policia: Hacia donde van?
  • Tim: Hacia Toronto
  • Policia: A que van a Toronto?
  • Tim: A ver unos amigos de ella, dice Tim.
  • Policia: Y usted sabía que iba en exceso de velocidad?
  • Tim: Si, si. Lo se.
  • Policia: Que carretera va a tomar para llegar?
  • Tim: No lo sé, estamos sugiriendo la ruta de google maps.
  • Policia: Vas a cruzar por Búfalo?
  • Tim: No se, creo que si.
  • Policia: Seguro vas a tomar la carretera 90. No?
  • Tim: Puede ser, la verdad no estoy seguro, sólo estamos siguiendo el mapa.
  • Policia: Me puede dar su registro y licencia?

Dado que eso implicaba rebuscar y yo era la que estaba enfrente de la gaveta, miré al Policía en señal de voy a abrir eso. Abrí, rebusqué y Tim me señaló lo que era. Se lo paso al policia y el dice, I´ll be back.

Pasaron unos 5 minutos, cada minuto más tenso que el anterior y cuando regresa nos dice tienen una multa de exceso de velocidad, y añade “Los ayudé poniéndoles menos millas que las que en realidad iban”.

Ok… gracias?
Esperamos a que el se montara en su vehículo y arrancamos

La multa? Súper merecida. No dudo que anduviésemos en exceso de velocidad, lo que en realidad me molesta es la impotencia que uno tiene como ciudadano (o residente porque no tengo pasaporte gringo) al ser acorralado por un policia. El sentir que mi vida puede acabarse simplemente porque soy latina, o en el caso de Tim, por ser negro. Si algo tienen los números es que no mienten. Y las estadísticas muestran la discriminación que existe hacia personas hispanas y sobre todo, a los negros. Pensar que eso te puede pasar a ti? Da muchísimo miedo.

Tim tuvo que detener el auto más adelante para pararse y respirar. Para él, esto es mucho más serio e impactante que para mí. Me sentí mal por él y por tener que crecer en un ambiente así.

En fin, después de todo eso, y de transitar a la velocidad permitida sin mas contratiempos, llegamos a Toronto. El proceso de migración fue muy sencillo. Los residentes de USA solo necesitan pasaporte y la tarjeta de residencia para entrar a Canadá. No hay que sacar un permiso si vas a viajar por tierra. Si viajas por aire, sí tienes que sacar permiso.

La ciudad me gustó mucho! Reconecté con mi hija, esa que di en adopción a mi amiga Stephany desde que la tuve porque ella tenía más posibilidades que yo de criarla. Valentina=Alfonsina. Entienden? No es pura coincidencia.

Cabe recalcar, que si te gusta la comida, Toronto es el lugar para visitar. Sin exagerar, puedo decir que una de las mejores comidas que he tenido fue en Toronto. Especificamente en el restaurante Raza (tienen un especial los lunes FYI). Y por último, como soy fan de los museos me gustó mucho Casa Loma. Sobretodo por la estructura que es un castillo.

En fin, que sí, Toronto: recomendado. Eso sí, cuidado en la carretera, no vaya a ser cosa.

Autor:

Volando desde 1990.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s