Pleitos de Cuarentena

Yo no sé a ustedes, pero esta cuarentena ha tocado todas las emociones de mi persona. Es como si uno tuviera un pleito interno, porque se encuentra en un terreno en el que nunca había estado. 

Imagino que lo mismo nos está pasando a todos, lo que pasa es que todos lidiamos con las cosas de formas distintas. Hace un mes, mi mamá llego de Santo Domingo para poder estar con nosotras antes de que comenzara la locura de la cuarentena en NY. Me tocó irla a buscar al aeropuerto y claramente estaba con lo huevito a chele, tanto por ella como por mí. Pero bueno, es mi mamá y cuando toca toca. Ella está bien, hace días de eso, y ningún síntoma se ha presentado 🙂

En un grupo de chat de WhatsApp, le comentaba a unas amigas la ansiedad que eso me generó y todas comenzaron a darme recomendaciones de si bañarme, lavar la ropa que usé, que tenía que cuidar a mi mamá, etc, etc. Claro, para mí eso no era, ay que lindas se preocupan por mí, para mí eso fue como PERO DIO MIO, de verdad me tienen que decir que cuide a mi mamá? A mí, a la que más le duele? Claro, exploté del pike, y después me di cuenta que es la única manera que tenemos de demostrar preocupación por otros “haz esto, haz lo otro, no olvides esto”. Porque claro, los 1500 mensajes, videos y fotos que hemos visto acerca del virus no son suficiente, también necesitamos a nuestros amigos para recordarnoslo.

El otro día una amiga mandó un video a un grupo de un paciente de coronavirus que también sufría de cancer y otras cosas más. Realmente, no vi el video completo, cuando el señor comenzó a llorar dije, no, no quiero ver esto. Contesté en el grupo que había decidido no ver nada más del tema, que realmente estaba cansada y me generaba ansiedad. Unos dijeron que tener la información a mano es importante y otros dijeron que estaban de acuerdo conmigo. Mi amiga dijo que más nunca mandaba nada del tema al grupo, pero realmente, para mi Alfonsina Frias, ver a alguien sufriendo no va a cambiar mi perspectiva de la pandemia. Ni aporta a mi conocimiento de cómo evitar contagiarme o contagiar a otros. Uno tiene que ser un poco más egoísta estos días, y cuidarse no solo fisicamente, sino tambien mentalmente. Leí por ahí que estresarnos baja las defensas del sistema immunológico. No sé, piensalo. 

Mi cuñado ayer me decía, esta situación realmente nos va a demostrar si podremos estar con nuestras parejas toda la vida. Pero la verdad es que ninguna pareja ha pasado por esto. Un mes trancado, en la misma casa, sin tener a donde ir? Viendote la cara 24-7? 

Tim y yo tuvimos que darnos un brake mental el uno del otro, y yo agarré la sala para mi por toda la tarde y él se trancó en la habitación. Nosotros que de por sí disfrutamos tanto nuestros espacios y la distancia que nuestros distintos horarios laborales nos generan, ahora es como tomen, para que pasen todo el tiempo que se han perdido juntos. Para beneficiarnos de la situación, hemos iniciado clases de español, y casi que nos hacemos master chefs. Los closets siguen siendo un desastre, pero eso lo dejaremos para la próxima cuarentena. 

Los pleitos han sido muy pocos, pero las preguntas filosóficas han generado bastante conversaciones…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s