El crédito en NY!

Ya les he dicho que Estados Unidos es una sociedad que se mueve a través del consumo, a tal punto que la gente como que le perdió el respeto al dinero. Señoreeee’ aquí se coge prestao’ un rato.

Y me fascina escuchar la gente decirme “No saques varias tarjeta de crédito que allá no relajan con eso”. Bit*& please, no sé si es la educación que recibía en mi hogar o el siemplemente haber venido de un lugar  donde mucha gente a mi alrededor se ahogaba en deudas, pero yo tengo algo muy claro y es que ‘uno se arropa hasta donde le alcance la sábana’.

nmindaha.png

Sigue leyendo “El crédito en NY!”

Los paseos escolares

Yo he repetido en varias ocasiones que en mi día a día tengo que estar trabajando con jóvenes, lo cual gracias a Dios me da material para contar más de mis vivencias y mi percepción  sobre el día a día de la sociedad estadounidense.

En estos días pasó algo que vale la pena comentar, porque me sorprendió muchó, y que me ha hecho pensar que culturalmente los gringos tienen unas ideas acerca de la independencia y desarrollo personal un tanto %$(/% [inserte su malapalabra favorita].

Image result for facepalm meme

Sigue leyendo “Los paseos escolares”

El tren en Nueva York

Los olores, el sucio, las ratas, la gente, más gente, las muchas escaleras, updtown, dowtown, las distintas salidas, los cambios de ruta en fin de semana, las puertas que se cierran en tu cara, el conductor que da los anuncios, el conductor que no le da la gana de dar los anuncios. Un conglomerado de casos y cosas que hacen del sistema de tránsito subterráneo de la ciudad de NY uno de los más pintorescos que jamás he visto.

Related image

Sigue leyendo “El tren en Nueva York”

Todxs deberíamos ser Feministas

Por el día internacional de la mujer, e inspirado en el esposo de una amiga, he aquí mi nueva publicación que aunque no tiene absolutamente nada que ver con mi vida en Nueva York, me parece importante expresarlo.

Al parecer hablar de feminismo es una ‘mala palabra’. Es más, una religión como me dijeron. Para aquellos que no lo sepan y parafraseando a Emma Watson, el feminismo no se trata de dictar un estilo de vida, no se trata de decir a las mujeres como actuar, se trata de decirle a las mujeres que tienen opciones. Se trata de equidad y liberación. Se trata de que entiendan que un NO es un NO.

Varias veces me han dicho que lo único que le falta a mi vida es un hombre. Un hombre que me quiera, que ame, que me consienta. Y creanme, que muchas veces me he sentado a reflexionar en esa frase, que aunque sencilla, dicta mucho de las relaciones sociales como las conocemos hoy día.

Siempre cambio mis respuestas. Algunas veces hasta sigo la corriente diciendo es que no aparecen, que lo he intentado pero pues que no. La verdad es que ha sido una decisión que he mantenido porque simplemente ‘me da la gana’, ¿Existe otra razón mejor que esa? Yo estoy en la total libertad de elegir a la persona con la que quisiera estar (me tomó mucho tiempo entender esa libertad). Y no, no se me está acabando el tiempo, y sí, me importa poco mi reloj biológico. Mi interés no es traer niños al mundo dentro de un matrimonio infeliz. En vez de preguntarme para cuando el novio, para cuando los hijos, pregúntame, para cuando los sueños, para cuando el próximo viaje, para cuando el nuevo proyecto.

Después de ver “We should all be Feminist”, me pregunto lo mismo que la presentadora Chimamanda Ngozi. ¿Por qué asumimos que las mujeres deben aspirar a un matrimonio? ¿Por qué esa debe ser la meta última de toda mujer? Con la cantidad de cosas de las que somos capaces como seres humanos y yo debo de moldear mi pensamiento, mis deseos y mis planes porque DEBO formar un hogar?

Creo que un matrimonio y formar una familia debe de ser algo hermoso. Y no me niego a la idea de que eso llegue a mi vida en algún momento. Para nada. Sin embargo, el matrimonio es algo que debe llegar de manera natural, y desafortunadamente lo que vivimos día tras día es que las personas contraen matrimonio por razones forzadas y totalmente contrarias a la libertad que tenemos de elegir con quien pasaremos el resto de nuestras vidas. Y muchas mujeres, muchas que conozco, se negaron esa libertad porque es más fácil pretender. Es lo que nos dijeron que estaba bien. Que ser la mujer perfecta, a la merced de su marido, era lo que nos haría felices. Y nos repitieron “Tienen que hacer que el hombre se sienta indispensable”.

Y yo que soy segura, que soy exigente y que soy honesta dejo de ser atractiva para muchos hombres. Porque como me han dicho muchas veces “Nadie te va a aguantar con esa actitud”.

Pero, ¿Por qué exigimos que sea la mujer la que haga este sacrificio a riesgo de sus deseos? ¿Porque no es al hombre a quien le exigimos que debe de ser más inseguro, menos exigente, y que a sus 27 años debe “sentar cabeza” y encontrar una pareja? ¿Qué coños es sentar cabeza?

La Diáspora Dominicana en Nueva York

Me siento muy orgullosa de ser dominicana. A pesar de los muchos problemas que tenemos en nuestro país y que cada día son más latentes, me siento feliz al pensar en el calor de mi tierra, su comida y lo maravilloso de su gente. Como dominicana, soy una de las tantas que ha emigrado a otro país en búsqueda de nuevas oportunidades y aventuras. En México yo era especial (MUY) porque viven pocos dominicanos, sin embargo, en Nueva York soy una más de los miles de dominicanos y dominicanas que residen en la ciudad.

Sigue leyendo “La Diáspora Dominicana en Nueva York”

La comida en NY y sus excesos

Hace unos dias, mis compañeros de trabajo discutían las opciones de almuerzos que disfrutaban en la secundaria y en la universidad. En una de esas, enfatizaron el helado que siempre comían y lo mucho que les hacia engordar.

Yo me reí al pensar que su preocupación era la gordura y genuinamente les pregunté: ¿de verdad les daban helado en el menú de comida de la escuela? Ustedes están relajando.

Todos comenzamos a reírnos de mi incredulidad. Y entre esas risas y con gran nostalgia pensé “cuan diferente”. Y sí que lo es.

Sigue leyendo “La comida en NY y sus excesos”